Corzos. El crecimiento de la cuerna (1).



En enero este corzo muestra las tres puntas habituales de los machos adultos. Camina el primero, por detrás aparecen dos hembras, probablemente madre e hija.


Dos semanas después aparece el mismo macho, las puntas han crecido, parecen más gruesas incluso.

En otras imágenes se ve que al menos le acompaña una hembra.

El mes anterior los machos mostraban otro aspecto. El 21 de diciembre al mediodía se ven dos juntos con cuernas muy poco desarrolladas,


y en el mismo punto, menos de una hora después aparece otro diferente, se aprecian dos puntas incipientes.


Puede ser el mismo que se ve cuatro días más tarde junto a una hembra, las cuernas crecen rápidamente.


Al día siguiente vuelve a pasar, parece él,


y es posible que se trate del individuo de las dos primeras fotos, en enero.

Al crecimiento de la cuerna del corzo también está dedicado esta entrada en el otro blog que os invito a visitar: https://masanmar.blogspot.com/2018/03/el-descorreo-del-corzo.html

Chocha perdiz

A la búsqueda de invertebrados y lombrices entre la hojarasca. Una aparición sorpresa al anochecer, que en invierno suele ser cuando empiezan su actividad.


Chocha perdiz o becada (Scolopax rusticola)

la corza de las ocho y media

En la actualidad los corzos son abundantes, no siempre fue así. Tengo debilidad por estos cérvidos, así que imagino que traeré muchos vídeos de ellos, aunque sólo sea para ver de cerca como sacuden las orejas.
Esta corza apareció en una mañana de octubre



y repitió unos días después, de nuevo hacia las 8:30.

Garduña coleccionista de huesos

La garduña se detiene al escuchar la puesta en marcha de la cámara, pareciera que siente como si la hubieran sorprendido con la prueba de un delito.


Se aleja con lo que parecen los restos óseos de la extremidad de un pequeño ungulado. Pienso que pueden ser de una oveja, tal vez una cuyo esqueleto recuerdo haber visto a unos 300 metros de aquí o poco más. Creo que es demasiada distancia. No han pasado siete minutos cuando reaparece para inspeccionar y marcar.

El corzo. Marcaje territorial (1).

En el corzo, ligado a su comportamiento reproductivo, tiene mucha importancia el marcaje territorial. En 2016 tuve suerte de poder capturar las siguientes escenas.



El corzo, como otros cérvidos, además de las señales acústicas, en su caso “la ladra” que emite en el celo, combina señales visuales y químicas para el marcaje territorial, las cuales son más intensas en los meses anteriores al periodo de celo. Posee glándulas especializadas entre las pezuñas y en la base de las cuernas, con lo cual el mensaje químico acompaña los escarbados y los descortezados que realiza durante el marcaje.

En los vídeos se ve como escarba con una de las manos y frota la frente en el viejo rosal. En una ocasión sólo se ve como lo embiste con energía. Pudiera estar tratando de despejar y hacer más llamativo el punto de marcaje. El ramoneo podría tener el mismo propósito, aunque también se observó alguna hembra y un macho joven comiendo esas hojas.

El cervatillo curioso

Mientras inspeccionan la cámara podemos disfrutar de unos primeros planos poco habituales de estos bellos animales en libertad.


La cierva no pierde de vista a su intrépida cría.

La madre también siente curiosidad.

Y en esta otra ocasión se acercan de nuevo, pero no atraídas por la cámara, no se fían del otro. Es que parece empeñado en seguirlas.

Zorros emparejados


Es enero mes de amoríos para los zorros. En dos ocasiones se deja ver una pareja, imagino que son macho y hembra. El primer día el macho llega primero, se detiene a olfatear y cuando se aleja levanta la pata para marcar. Mientras, la hembra, o supuesta hembra, estuvo vigilante.



Dos días después aparecen de nuevo a primera hora de la mañana, algo menos madrugadores. La escena es relativamente similar. Parecen tener una relación especial estos dos.